Todos estamos rotos en lugares que nadie puede ver.

Algunos tenemos miedos, otros traumas o inseguridades, pero todos tenemos heridas bajo la piel que no queremos o no podemos compartir con los demás. Heridas que no cicatrizan y que, de vez en cuando, todavía cuidamos cuando tenemos un día gris.