Ella era fría,

como esas mujeres que sin tocarte ya te abrazan,

te congelan los huesos y, sin embargo,

al tiritar, encuentras en sus labios

todas las razones por las cuáles quedarte.

 

Ella era fría,

pero en su interior había una calidez,

que cuando la descubrías, nadie podía quería alejarse.