“Quizás la clave para ser realmente libre sea reír cuando puedas y llorar cuando lo necesites. No obcecarse con los objetivos y vivir algo más tranquilo” – El Chojin.

No podría estás más de acuerdo con él y con su filosofía de vida. Si te apetece reír, ríe hasta que te duela la barriga y no puedas más. Si te apetece llorar, llora hasta que se acaben tus lágrimas y ni siquiera te acuerdes de porqué has empezado a llorar.

A veces llorar no es sinónimo de estar triste o mal, es solamente un efecto necesario de descarga de tensión y emociones. Es llorar porque tienes que sacar todo lo que guardas dentro, que te oprime el pecho y ayuda a una continua sensación de estrés y agobio.

Y reír, ¿de verdad necesito explicarlo? Ríe a cada oportunidad que tengas. Todo lo bueno de la vida siempre hace que una sonrisa involuntaria se dibuje en nuestras caras, por algo será.

“Comparte tu sonrisa con cada persona, si se esfuma abre tu corazón y reacciona” – Naiara.