La amistad no entiende de colores, razas o religiones.

 

Amistad es querer todo lo bueno para una persona con la que no compartes ningún vínculo de sangre, pero que es igual o más importante que aquellos que sí lo tienen.

 

Una vez leí, no recuerdo dónde, que “los amigos son la familia que nosotros elegimos” y no podría estar más de acuerdo. Un amigo nos cuida cuando estamos enfermos, nos dice todo aquello que necesitamos escuchar, no sólo lo que queremos escuchar, te aconseja, te riñe cuando has hecho las cosas mal, te guía cuando no ves luz en el fondo del pozo y te anima cuando quieres una tarde de helado y series.

 

No me cansaré de decirlo: la AMISTAD también es AMOR VERDADERO.