A veces luchar no es una opción, es necesario.

Nunca he valorado rendirme por algoque de verdad merezca la pena. Es más, me he distanciado de gente que no merecía la pena porque no me aportaba más que cosas malas. Gente tóxica que solo resta y no necesito en mi vida.

Enfadarse, resignarse, pelear, distanciarse, probar, intentar… Son cosas que todos hacemos constantemente, pero que consiguen que seamos más fuertes, que valoremos lo que tenemos y que sepamos lo que no queremos.

Rendirse no es una opción cuando todavía podemos pelear.