Escribe tu propia historia, con cariño,

línea tras línea, con buena letra,

saboreando todos los buenos momentos,

disfrutando de los pequeños triunfos

y aprendiendo lecciones de cada error,

siempre levantándote en cada tropiezo.