Las cosas buenas de la vida te hacen reír,

las cosas malas de la vida te hacen llorar.

 

Si sientes la necesitad de llorar, hazlo,

vacía esa pena que sientes dentro,

porque, cuando ya no quede ni una lágrima,

sólo quedará sonreír y levantar cabeza.