A veces llorar es el único modo de encontrar paz.

Algunos días ni siquiera unos brazos que son hogar pueden calmarnos.

Esos días lo único que necesitamos es llorar hasta que la vida deje de doler. Hasta que se vayan recomponiendo los trozos.

Llorar hasta que se ensanche el alma y sintamos calma.